¿Por qué es tan difícil perdonar?

Mensajera de los ángeles, conferencista, escritora, conductora radial

¿Por qué es tan difícil perdonar?

Por Ana Mercedes Rueda – Escritora y consejera angelical

En muchas ocasiones, durante mis consultas personales o mis charlas, escucho estas preguntas: “¿Por qué me cuesta tanto trabajo perdonar? “¿Qué puedo hacer para perdonar a esa(s) persona(s) que me hizo tanto daño? Por más que lo intento, ¡no lo logro!”

 

La mayoría de nosotros en algún momento de nuestra vida nos hemos visto enfrentados a esta situación en la que sentimos que es difícil superar una molestia generada por alguien…nos cuesta un gran esfuerzo sentir que hemos perdonado a esa persona. ¿Cómo lograrlo? A continuación te comparto algunos “tips” que pueden ayudarte en el proceso del perdón:

 

  • Toma la decisión de perdonar. Si no has podido llegar a sentir que has perdonado, es porque no has tomado la decisión real de hacerlo. Este es el paso principal para liberarte de esa situación.
  • Ten paciencia. Dependiendo de cuán grande sea el nivel de perdón que necesites alcanzar, éste podrá darse en un corto tiempo o puede necesitar de un proceso para realmente lograrlo. El secreto está en que no te fuerces. Date tu tiempo, pero prométete cada día dar un paso así sea pequeño para cerrar ese ciclo negativo de tu vida.
  • Mentalmente repite cada día: “perdono a (nombre de la persona) y me perdono. Libero a (nombre de la persona) y me libero¨.
  • Recuerda constantemente que esa persona, igual que tú, está en un proceso de aprendizaje y que por lo tanto comete errores. Recuerda que lo que hizo fue porque creyó en ese momento que era lo que debía hacer. Pídele al Espíritu Santo que llene tu corazón de amor y compasión.
  • La falta de perdón, así no pareciera que tiene alguna conexión con lo que te voy a decir, afecta nuestra abundancia material. Los sentimientos negativos bloquean nuestro progreso. Además, es bien sabido que puede hasta llegar a enfermarnos físicamente. ¿Conclusión? Al final, el más afectado por no perdonar, eres tú mismo. Quiérete más y piensa en lo que te conviene; esto puede ayudarte a tomar la decisión de soltar y perdonar.