9 consejos angelicales para el autoperdón

Mensajera de los ángeles, conferencista, escritora, conductora radial

9 consejos angelicales para el autoperdón

Perdonar no es fácil…

 

…siempre se oye decir esta frase.

 

Pero, ¿qué tan fácil o difícil es perdonarte a ti mismo?

 

Hay quienes dicen que es incluso más difícil que perdonar a otras personas.

 

¿Tienes algo de lo cual perdonarte?

 

Si es así, te quisiera compartir algunos consejos de los ángeles para lograr el autoperdón…

 

  1. Si es más de una cosa la que sientes debes perdonar de ti mismo, comienza por una y no pretendas querer hacer un trabajo interior con todas al mismo tiempo. Elige la que sientes te está afectando más.

 

  1. Califica el hecho del 1 al 10, siendo el 1 algo pasajero y que luego de haber pasado un tiempo puedes ver como algo que no tuvo gran influencia en tu vida y el 10 algo que fue grave y la afectó realmente…

 

…este paso es importante, pues a veces somos tan duros con nosotros mismos que terminamos castigándonos y sintiéndonos lo peor por algo que realmente no vale la pena.

 

No pienses la respuesta; siéntela. Si permites que tu mente te la dé, muy seguramente te va a decir que es un 10 sin que quizás lo sea.

 

  1. Respóndete lo siguiente: ¿por qué sientes que no debes o has podido perdonarte por lo que hiciste? ¿qué te impide hacerlo?

 

Aquí pueden llegar respuestas que te indiquen si es una convicción propia que tienes o si quizás sea algo que incluso alguien más ha generado en ti.

 

  1. Con las respuestas a los puntos anteriores, pide a Dios que envíe al Espíritu Santo, a los arcángeles Miguel, Jofiel y Zadquiel, a los ángeles del perdón y la reconciliación y a los ángeles del amor para que te ayuden en el proceso de autoperdón.

 

  1. Mira esa situación o característica tuya que no puedes perdonar como si fuera una persona o un ser con vida propia; luego de eso, imagínate dos sillones cómodos, grandes y tú y esa situación están sentados en ellos, frente a frente. Pregúntale qué quiso enseñarte y por qué no quiere irse de tu vida. Deja que la conversación fluya; siente o escucha su respuesta sin juzgarla.

 

  1. Mantén la conversación por el tiempo que sientas debes hacerlo; no te presiones a continuarla o a detenerla.

 

  1. Cuando sientas que ya hablaron lo que tenían que hablar, dale las gracias por haber acudido a ese encuentro y dile que ya entiendes más su propósito en tu vida.

 

  1. Se despiden, y esa energía se para y se va. Ves como se aleja y desaparece de la imagen que estás visualizando.

 

  1. Analiza lo que hayas recibido durante esa conversación.

 

Quizás necesites más de una vez para hacer este ejercicio…

 

…si es así, hazlo cuantas veces sean necesarias, sin presionar las respuestas.

 

El objetivo es que entiendas el propósito bueno que esa situación tuvo para tu vida;

 

Todo lo que vives quiere enseñarte algo, no castigarte.

 

En la medida en que entiendas ese aprendizaje, te será mucho más fácil superar las experiencias que vivas.

 

Cree en esta práctica; no va a ser solo tu imaginación sino que realmente vas a tener ese encuentro con esa parte de tu personalidad.