Los 5 principales bloqueos que limitan tu comunicación con Dios

Mensajera de los ángeles, conferencista, escritora, conductora radial

Los 5 principales bloqueos que limitan tu comunicación con Dios

 

“Por más que trato, ¡no puedo escuchar o sentir lo que Dios y mis ángeles me quieren decir!”.

¿Te suena familiar esta frase?

Quizás tú mismo te sientes o has sentido así…

Aunque pareciera imposible de alcanzar, la conexión con Dios y los ángeles es más fácil de lo que crees.

A continuación te entrego algunos de los puntos principales que debes evitar para que tu comunicación con el cielo sea fácil y fluida:

  1. El miedo. Aunque suene contradictorio, hay quienes desean recibir guía celestial pero a la vez sienten miedo de recibir el mensaje que no quieren. Pregúntate: ¿estás totalmente abierto y dispuesto a recibir los mensajes y orientaciones que son mejores para ti aunque éstos puedan ser diferentes a lo que desearías?
  2. El negativismo.  Quieres ayuda pero en el fondo algo te dice “¡eso no se va a dar!”? ¿Qué tan fuerte es el negativismo en tu interior? Esto también puede denominarse como falta de fe o, mejor aún, fe, pero en lo negativo.
  3. Usar a Dios y a tus ángeles como “apaga-incendios”. ¿Recuerdas la existencia de Dios y los ángeles cuando estás metido en un lío o te sientes mal? Si es así, esto bloquea fuertemente la conexión entre ellos y tú.
  4. La inconstancia y la falta de disciplina. Si oras o meditas solo muy de vez en cuando, tu proceso de conexión va a ser lento y dispendioso; todo es práctica, y aquí esta frase aplica igualmente al cien por ciento. Es importante que ores diariamente y medites al menos tres veces a la semana para que tu comunicación con Dios y tus ángeles se facilite.
  5. La falta de humildad. ¿Estás dispuesto a realmente aplicar los consejos y la guía que recibes de Dios y tus ángeles? ¿O solo sientes que quieres aplicar los que son ‘compatibles’ con lo que quieres hacer?

Analiza los puntos anteriores; si sientes que los has aplicado hasta ahora, no te sientas mal; lo importante es reconocerlo y corregirlo. Si lo haces, te darás cuenta que comenzarás a percibir la guía divina de una manera mucho más sencilla. ¡Te lo aseguro!